Las flores, con toda su simbología, embellecen y enmarcan el rostro de la bailaora