El abanico aporta al baile un inigualable toque mágico y sensual